Adormidera presente en Santuarios Prehistóricos

Adormidera presente en Santuarios Prehistóricos

Poderes curativos y mágicos inundan hoy nuestras páginas para viajar a la prehistoria y a las plantas medicinales como la Adormidera, que hoy sabemos que conocían y consumían nuestros antepasados paleolíticos.

Plantas que llegan hasta nuestros días, que inundan las herboristerías o los compuestos de las medicinas que tomamos diariamente, y que ellos, los habitantes de la prehistoria, no solo sabían reconocerlas y salir en su búsqueda sino que además las utilizaban de diferentes maneras tanto para curar enfermedades del cuerpo, como para curar enfermedades del alma.

Chamanes, brujos y curanderos, magos o hechiceros. Ellos podrían haber ocupado lugares privilegiados dentro del grupo precisamente pos sus conocimientos a cerca de los poderes ocultos de determinadas plantas.

Por desgracia, la gran mayoría de nosotros hemos perdido la capacidad y el conocimiento ancestral de reconocer estas plantas y sus usos directos, tanto beneficiosos como perjudiciales. Hoy  todo se compra, pero poco se sabe ya de la esencia de las plantas que la madre naturaleza nos regala, con sus semillas y raíces silvestres, todavía presentes en tantos lugares de la Tierra.

Aunque el recorrido es extenso, hoy seleccionaremos la adormidera, por haberse encontrado en muchas cuevas y santuarios de la prehistoria y para ir entrando en materia y conociendo poco a poco más datos sobre las plantas medicinales en la prehistoria.

LA ADORMIDERA:

La Adormidera, Amapola Real o (Papaver Somniferum). Esta planta reconocida por todos por ser la base de la producción del opio.

Su componente principal es el opio y es tremendamente tóxica, pudiendo producir la muerte cuando se consume en dosis elevadas.

Pero por otra parte, también sirve como calmante para los dolores, ya que uno de sus componentes principales es la morfina.

Los chamanes o brujos de cualquier grupo humano en la prehistoria, podría haberla utilizado como narcótico o para tratar de mitigar los dolores de los miembros del clan o incluso para uso propio. Algunos de sus efectos menos deseados tras su consumo son los vómitos, los mareos y los dolores de cabeza.

La flor de pétalos rojos, que embellece los campos mediterráneos en primavera, nos atrae por sus bermellón intenso, pero esconde propiedades que muchos de nuestros antepasados tuvieron que probar y sentir antes de ser utilizada de forma adecuada. ¿Quién sabe si aquellos cuerpos encontrados junto a las semillas de adormidera no sufrieron una intoxicación que les llevó a la muerte, o quizás fueron envenenados por alguien que si conocía de antemano sus efectos?

El cultivo de la adormidera en la prehistoria existe ya en el Neolítico, con evidencias de su cultivo en España en la famosa cueva de los Murciélagos (Granada). En su interior se localizó un enterramiento colectivo con ofrendas entre las que destacaban gran cantidad de semillas de esta planta. Desde este punto de vista, y siendo que acompañaba a los muertos, muchos le atribuyen a estas semillas una simbología ritual.

Leí sorprendida a cerca de esta cueva y todo cuanto se halló en su interior es toda una sorpresa y un enigma tanto para la prehistoria como para la arqueología de la muerte.

LA CUEVA DE LOS MURCIÉLAGOS (ALBUÑOL, GRANADA)

Entre las investigaciones sobre esta cueva destacaré el hallazgo de un enterramiento colectivo perteneciente a la edad del cobre, en plena prehistoria reciente,  en el que además de unas sandalias de esparto y la famosa diadema de oro, se encontraron semillas de adormidera alrededor de los esqueletos.

La muerte en la prehistoria es un mundo fascinante, en la que cualquier evidencia aporta tanta información como los investigadores sean capaces de desengranar.

La cueva de los murciélagos de Albuñol se encuentra en la costa de la alpujarra granadina. El enterramiento se encontró en 1857 y se documentaron 68 inhumaciones junto a un valiosísimo ajuar.

Así pues, este yacimiento Andaluz, fue expoliado tras su descubrimiento y “salvado” por Manuel de Góngora y Martínez, quien describe el hallazgo y estudio de la cueva con detalle en “Antigüedades prehistóricas de Andalucía”. En él, se hallaron cuatro enterramientos pero sobre el suelo de la cueva directamente, aunque perfectamente cuidados y con sus correspondientes ajuares.

Desde luego, en los diferentes enterramientos que se hallaron en esta cueva podríamos extraer muchas incógnitas, como el de doce cuerpos colocados en semicírculo, que rodean el esqueleto de una mujer. O el supuesto portador de la diadema de “oro”, que tantas dudas ha generado. Pero lo que más nos interesa en el artículo de hoy es la presencia abundante de semillas y cápsulas de adormidera en uno de los cestos de esparto que se encontraron entre los ajuares.

Fuente imagen: albunol.es

“Se halló el esqueleto de una mujer admirablemente conservado, con vestido de piel abierto  por el costado izquierdo y sujeto por medio de correas enlazadas”

Con tantos cuerpos, la muerte como protagonista y la abundancia de ajuares funerarios y posiciones que nos recuerdan sin duda a un auténtico ritual funerario, la idea que plasma Góngora y que relaciona las semillas de adormidera con estos ritos de sueño y muerte, nos hacen pensar no solo en enterramientos, sino en algo más.

Sea como fuere, la cueva de los murciélagos de Granada, atestigua, una vez más el uso de plantas medicinales en la prehistoria, bien para sanar, bien para rituales mágicos, bien como ofrenda para el más allá.

Con respecto a la visita de esta cueva no es turística pero se puede disfrutar de los hallazgos arqueológicos encontrados en el  Museo Arqueológico de Granada. Y también se puede visitar el entorno de la cueva, conocido como las angosturas de albuñol, en plena alpujarra granadina, con la costa próxima y la ciudad de Granada con todos los atractivos que la hacen un lugar tan especial.

Fuente imagen: pacopelegrina.com

Para profundizar más sobre esta cueva y los usos de la adormidera y las drogas en general en la prehistoria se pueden consultar los trabajos de E. Guerra Doce[1].

LA CUEVA DE LOS MURCIÉLAGOS (ZUHEROS, CÓRDOBA)

Otra cueva en la que también se descubren semillas de adormidera es la cueva de los murciélagos de Zuheros, en Córdoba. Aquí se encontraron más de 50 semillas carbonizadas, otro de los rasgos característicos de algunos hallazgos de estas semillas. La datación también sería Neolítica. Pero podemos ir más atrás en el tiempo, y sorprendentemente descubrimos que una cueva de Cantabria, considerada desde hace mucho como santuario por los especialistas también fue protagonista de un hallazgo similar.

LA CUEVA DEL JUYO (CANTABRIA)

La cueva de Juyo (Cantabria), esconde entre sus valiosos hallazgos en la zona considerada como Santuario Paleolítico, algunas semillas de esta planta.

Aunque su cultivo humano se considera fue mediterráneo y de época ya neolítica, descubrimos que los hombres y mujeres del paleolítico, ya conocían algunas propiedades de la adormidera en el Paleolítico Superior y nuevamente con rituales.

adormidera

Como ya avanzamos en otro de nuestros artículos, esta cueva de Cantabria no se encuentra abierta al público, pero el caminante puede aproximarse a su entorno para disfrutar del silencio y los misterios de este Santuario de la Prehistoria.

©Viajes a la Prehistoria

[1] Dialnet-SobreElPapelDeLaAdormideraComoPosibleViaticoEnElRi-856494.pdf

Cueva del Juyo y la máscara del “hombre-león”

Please follow and like us:
0

Te puede interesar también:

Booking.com
0 Comments

Escribe tu comentario: