Arte rupestre Benialí, Vall de Gallinera

Arte rupestre Benialí, Vall de Gallinera

Maravilloso reencuentro el de ayer con el arte rupestre del Arco Mediterráneo disfrutando de un abrigo majestuoso que reúne tres estilos divididos en tres paneles diferentes, dentro de la misma oquedad: Levantino, Esquemático y el denominado “Macroesquemático” (esquemático pero más grande, muy recurrente en la zona alicantina”.

El arte rupestre de la Vall de la Gallinera es sin duda un maravilloso ejemplo de diferentes estilos que se agrupan en las mismas oquedades, con una singularidad con respecto a otros abrigos: aquí parece ser que las obras anteriores se respetan por los artistas posteriores, a excepción de un motivo levantino que parece se superpone a un serpentiforme macroesquemático, aunque si bien es cierto, los tres estilos conviven en armonía.

Para empezar, nos dedicaremos a mostrar las fabulosas escenas y figuras que en este abrigo de Benialí, se encuentran.

LA RUTA:

Tras recorrer un sendero marcado con puntos rojos durante todo el trayecto, detalle  importante para no perdernos y encontrar con facilidad el abrigo con arte rupestre, vamos ascendiendo por un sendero hasta llegar a la parte más alta donde se localizan las pinturas.

El tiempo a un ritmo normal, podría ser de 30 a 40 minutos hasta llegar al abrigo.

Con respecto a las sensaciones durante la ruta, destacar la agradable incluso calurosa en ocasiones, temperatura en el mes de febrero. Por otra parte, destacar también la falta de quitamiedos o barandillas que en la parte alta del abrigo, faciliten la visita, aunque si existen unos escalones que nos facilitan el ascenso. Pero por lo demás, las vistas del valle desde lo más alto, desde el abrigo pintado son impresionantes. La magnitud de lo que se ve y el poder que se siente cuando uno está en estos lugares es impresionante, sobre todo si el miedo a las alturas es una razón más para luchar contra ti mismo, por el deseo de ver en primera persona esas pinturas, que se encuentran a escasos metros de ti.

ARTÍCULO RELACIONADO:  MATARRAÑA, EL PRIMER DESCUBRIMIENO DEL ARTE LEVANTINO

Hay que superarlo, un paso más, aunque sea agachada y la conquista del abrigo será tuya.

EL ARTE RUPESTRE

Una vez arriba, y tras la protección del abrigo por unas rejas, observamos unos paneles informativos, que nos ayudan a identificar las figuras, algunas ya bastante perdidas por la acción climática, y la calcita, como es el caso del arquero levantino, o un par de mujeres con faldas y una especie de “niño” colgando de una de ellas, como si o estuviese amamantando..

Con respecto al arquero, destacar que además de tratarse de una figura de gran dimensión, observamos que al lado, y debajo de la calcita que recubre el abrigo, se localizan otras escenas, detrás de una cápidro también.

Tras estas primer estilo levantino, que se repite en otros muchos abrigos del arco mediterráneo, nos encontramos con el panel central, dedicado al arte esquemático y “macroesquemático”. Resulta muy interesante observar en primer lugar como ya encontramos otra tonalidad de rojo en sus figuras, incluso se nos antoja incluso más brillante, un rojo sangre, a diferencia del levantino que es más clarito y difuminado.

ARTÍCULO RELACIONADO:  EL BRUJO DE LA CUEVA DE LOS LETREROS

Las figuras esquemáticas y macroesquemáticas nos llaman de nuevo poderosamente la atención, como ya nos sucedía en otros abrigos de Alicante como la Sarga o Pla de Petracos.

Nuevamente nos encontramos con orantes. Esta vez, son un conjunto de manos levantadas al cielo y abiertas. Cuando una observa estas figuras y se da la vuelta un momento, y observa todo lo que tiene a su alrededor y, cómo no, bajo sus pies, a una altura considerable, entra en juego la observación del paisaje que nos rodea.

En un tono de humor, lo primero que se me ocurrió al ver aquellas figuras e intentar imaginar como llegaron los autores del arte rupestre de la vall de gallinera a este abrigo, feu pensar que una vez arriba estaban dando las gracias por haber conseguido llegar arriba, más o menos lo que hice yo cuando llegué, y en segundo lugar rogando para ver como se iban a bajar de allí…

Bromas aparte, es curioso que justo enfrente de la cima, se encuentra otra oquedad, otro abrigo en el que, casi más inaccesible que el primero, no solo pudieron haber pinturas, sino que además podrían haber estado otro grupo de hombres y mujeres y aquellos brazos en alto, fuesen un saludo hacía ellos.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Ruta Bicorp-Quesa

Como hipótesis podría cansarme de escribir todas las que se me vienen en mente, pero lo curioso es que estas figuras “extrañas y misteriosas” se repiten en muchos abrigos de esta zona y nos informan de algo. No se trata de escenas de caza o animales, hay un mensaje oculto en estas y otras figuras que acertada o equivocadamente han decidido llamar orantes.

Debajo de estos serpentiformes terminados en “manos”, encontramos cuatro figuras más pequeñitas, también de trazo esquemático, son cuatro antropomorfos que también estarían con sus brazos en alto, casi iniciando la escena, que podría leerse de abajo a arriba.

Se trata así pues, la parte esquemática y macro de una poderosa impresión representada en la piedra con un mensaje que trasmite mucha fuerza y energía, un grito que nos llega desde la prehistoria y nos invita a reflexionar, sentados en las alturas, viajando a la prehistoria e imaginando los diferentes momentos, personas, situaciones, diálogos o rituales y ceremonias que pudieron llevarse a cabo en aquel mismo lugar hace 8000 años aproximadamente…

© Viajes a la Prehistoria

Te puede interesar:

Please follow and like us:
error
0 Comments