Chauvet y sus leones cavernarios

Chauvet y sus leones cavernarios

Toda la cueva de Chauvet es majestuosa. No en vano se salió de las convenciones y trajo de cabeza a más de un investigador del arte rupestre, rompiendo así reglas evolucionistas que parecían claras. Pero dentro de todo su fabuloso catálogo de arte rupestre, nos centraremos en el león cavernario y en su estupenda representación por parte de nuestros antepasados.

 

La famosa cacería del bisonte, en el que un grupo de leones y leonas aparecen en actitud de caza hacía una manada de bisontes que se encuentra en la otra pared. Parece como una escena de cine, en la que podemos observar perfectamente cómo eran los leones de las cavernas, ausentes de melena. Además de pensar, de que efectivamente, el autor de esta escena, tuvo que vivir una similar frente a sus ojos, siendo un gran cazador y conocedor de los movimientos y formas de actuar de sus contrincantes a la hora de hacerse con alimento para sobrevivir a su crudo y helado invierno.

ARTÍCULO RELACIONADO:  El Lobo, espíritu y señal

Lorena en una cueva de Francia.

Conocemos la realidad faunística de la zona francesa donde se encuentra ubicada la cueva de Chauvet, y ponemos especial énfasis si realmente existieron a su alrededor todos estos animales representados. La respuesta es que sí. Allí, en las inmediaciones de Pont D´Arc, podíamos ver durante el Auriñaciense,a leones cavernarios,  rinocerontes lanudos, megaceros, osos de las cavernas, bisontes, renos o caballos. Y así, la cueva de Chauvet es un reflejo de toda esta fauna de principios de ocupación y arte rupestre de la cueva de Chauvet.

Ilustración, León cavernario: Giuseppe B.

Infografía del león de las cavernas. Ilustración: Giuseppe B.

 

ARTÍCULO RELACIONADO:  Hombre león, ¿quién fue?

Una representación única en el mundo de leones cavernarios en actitud de ataque acechando a  sus presas. Una fotografía de la prehistoria de Chauvet en el siglo XXI a la que en el siguiente vídeo, Giuseppe le ha dado vida y movimiento…

© Viajes a la prehistoria

Te puede interesar:

 

Cueva de la Garma, ¿Qué sabemos?

 

0 Comments