Cueva de Ardales

La cueva de Ardales es otra de las maravillas de la prehistoria en España.

Ubicada en el interior de la provincia de Málaga, muy cerca del pueblo que le da su nombre y a pocos km del famoso Caminito del Rey, la cueva es conocida desde el siglo XIX, cuando Doña Trinidad Grund, compra los terrenos donde se localiza la cueva y con ellos la cueva.

La acondiciona para la visita, sin conocerse por aquel entonces todavía las pinturas rupestres. Las escaleras de acceso, por tanto, son obra de esta mujer.

cueva de ardales

Más adelante, ya a principios del siglo XX, concretamente en 1918, la cueva es visitada por Breuil que junto a Such localizan las primeras pinturas en la sala conocida como el calvario.

Su Arte Rupestre, paleolítico en su mayoría, forma parte de un horizonte cronológico desde el 35.000 aproximadamente hasta principios del neolítico. Abundan las pinturas naturalistas de animales, caballos y ciervas en su mayoría, aunque también encontramos cabras, toros e incluso un pez.

Por otra parte también se ha encontrado una Venus Rupestre, con técnica de raspado sobre roca, en una zona muy especial del conocido calvario.

Y sobre todo, importantes signos y dos manos en negativo negras, muy características de la cueva de Ardales tanto por su color, como por la postura de las manos.

Arqueología  funeraria

Por otra parte y tras las excavaciones e investigaciones de los especialistas ha arrojado luz sobre gran cantidad de restos óseos encontrados en el interior de la misma y en diferentes cavidades. Se puede interpretar que estos huesos, sin encontrarse los esqueletos enteros, fueron depositados en su interior con alguna intención, puesto que no fueron enterrados los cuerpos directamente en el interior de la cueva, sino que fueron depositados en años posteriores al fallecimiento de los individuos.

Aunque como en muchas cuevas, Ardales también fue sometida a expolio por muchos de sus visitantes en el siglo pasado, sigue guardando secretos y mucho que investigar todavía. Entre todas las cosas, una maravilla a la que hacemos especial mención en otro de nuestros artículos: Las galerías superiores de la cueva de Ardales. Y digo especial mención, porque todas las cuevas guardan mensajes para sus visitantes o detalles que para los demás pasan inadvertidos, pero esa sala, aunque no se puede visitar, sí se conoce a través de un panel lo que en ella se encuentra, así como el plano de la misma y para qué queremos más: Yo solo veía una cosa: Un auténtico santuario de la prehistoria, un lugar sagrado para nuestros ancestros.

También se han encontrado muchos huesos de animales e incluso los de un caballo que llegaría a pesar unos 1500 kg, según nos informó el guía de la cueva durante nuestra visita.

Visita que sin duda, no hemos dudado en relatar para invitar y animar a todos aquellos que no conozcan la Cueva de Ardales, a que la visiten y disfruten de esas dos horas en el interior de la cavidad en la que el tiempo se detiene. En la que es imposible no sentir la prehistoria, el silencio y el gozo de viajar al pasado casi sin darnos cuenta, con las exquisitas explicaciones del guía que nos aventuran a desvelar dudas y misterios que no conocíamos de la prehistoria y de nuestros ancestros al sur de España.

© Viajes a la Prehistoria

Si te interesa más sobre la cueva de Ardales, mira esto también:

Visita a la Cueva de Ardales (Málaga)

Please follow and like us:
0

Te puede interesar también:

0 Comments