Cueva de las Estrellas, historia de un descubrimiento

Cueva de las Estrellas, historia de un descubrimiento

La cueva de las estrellas y las recientes manos en negativo halladas son motivo de noticia y regocijo para la prehistoria y el arte rupestre del Sur de España, pero conozcamos un poco mejor la historia de su descubrimiento..

 

“Cientos de puntos pareados en rojo, como pequeñas luminarias que circundan un cielo estrellado se unen para formar un enigmático camino. Un cruce de senderos que no sabemos a dónde conducen, como un mapa de otro tiempo, de otra cultura, de otra civilización..”

 

Fuente imagen: Simón Blanco, febrero 2017

Cuando hablamos de cuevas y de descubrimientos, la mayoría de veces, nos trasladamos a principios del siglo XX y retomamos la voz de viejos autores, investigadores y prehistoriadores que nos cuentan, como ecos lejanos, la forma en la que descubrieron aquellas primeras cuevas del norte de España o Francia. Como en aquella carrera por el hallazgo del Arte Rupestre, también se fueron hallando las pinturas rupestres levantinas, y como la investigación de determinadas pinturas paleolíticas, convierte hoy a determinadas cuevas en primicias en cuanto antigüedad.

Pero no todas las cuevas, ni todas las pinturas paleolíticas han sido descubiertas en el siglo XX. Nuestro siglo, el que nos ocupa, todavía tiene espacio para nuevas sorpresas y descubrimientos en el campo de la arqueología y la prehistoria. Tanto es así, que solo tenemos que remontarnos tres años atrás, para disfrutar de la historia del descubrimiento de las manos en negativo de la Cueva de las Estrellas, en la Provincia de Cádiz.

Pero para entender este descubrimiento viajaremos un poco más atrás.  A los comienzos de las investigaciones sobre Arte Rupestre en España.  A Breuil y al periodo de tiempo comprendido entre 1912 y 1919, en el que realizaría varias campañas en Andalucía, concretamente en Málaga Y Cádiz, descubriendo numerosos abrigos de arte rupestre.

“During the following vears M. Breuil pursued his researches, both in the Sierras already mentioned, where further minor discoveries were made, and also in the districts of 1 anta, Los Barrios, Castellar, and Jimena de la Frontera. These later studies took place in March and April 1916, and in the Aprils of 1918 and 1919

(Rock paintings of Southern Andalusia, a descripción of a Neolithic and Copper Age Art Group, 1929)

 “Investigaciones sobre el terreno de Breuil”

Localizando únicamente uno de los abrigos, que no el de las “estrellas” que nos ocupa, Breuil, denomina a la zona de las Ovejeras, por ser lugar de Ovejas, o de las Abejas. Ambos nombres dice, serían correctos. Únicamente localiza un grupo de líneas irregulares y una figura que se asemeja a unas piernas. Nada más.

 

Toda la información de estos descubrimientos sería publicada posteriormente en el año 1929 junto a Burkitt en el libro: “Rock paintings of Southern Andalusia, a descripción of a Neolithic and Copper Age Art Group”. En aquellas primeras campañas, sí se localizaron algunos abrigos como ya hemos comentado, aunque no tuvieron importancia paleolítica para los investigadores.

Años después, Lothar Bergmann, que descubrió la mayoría de abrigos rupestres de la zona de Tarifa y el estrecho de Gibraltar y luchó como el que más, por la protección de los mismos, sí localizaría la cueva y algunas de sus pinturas, aunque no llegó a identificar el arte paleolítico en este abrigo.

Fuente imagen: enreosdv.es

Pero llegó el año 2014. Simón Blanco, espeleólogo y miembro de APAS (Asociación para la defensa del Arte Sureño), salía en una de sus expediciones por cuevas y abrigos de Cádiz y ascendía hasta la cueva de las estrellas.

Fuente imagen: Simón Blanco, APAS.

Aquella mañana de principios de año, la Cueva de las Estrellas le iba a regalar sin esperarlo, uno de los secretos mejor guardados de esta oquedad. Y es lo que tiene el arte rupestre, que pueden ver mil ojos, manchas y manchas de ocre, hasta que alguien como Simón identificaría aquella mancha como la primera mano en negativo que se descubriría en la cueva. Y no solo eso, la primera mano en un lugar tan característico como era un abrigo al aire libre y de arenisca. Tras las fotos adecuadas y el tratamiento fotográfico para su mejor visualización, se dispuso a comunicar su hallazgo a las autoridades pertinentes. De alguna forma, tanta búsqueda y documentación del Arte Rupestre Sureño estaba dando sus frutos, y el hallazgo de aquella primera mano significaría toda una revelación en el campo de estudio de las sociedades de cazadores-recolectores del Paleolítico en Cádiz y un avance más para el estudio del Arte Rupestre en España.

Fuente imagen: Simón Blanco, APAS.

Desde luego, han tenido que pasar muchos años, desde que la visita de los primeros prehistoriadores o las posteriores visitas de otros interesados y especialistas en el Arte Rupestre no encontraran semejantes evidencias, hasta que Simón, empeñado en una labor tan fantástica y necesaria como la protección del Arte Rupestre Sureño, dio con la clave. Allí estaban las cinco manos. La primera mancha dio paso a las siguientes y hasta el día de hoy se han localizado cinco de estas manos, algunas superpuestas. Todo gracias al trabajo y esfuerzo de este espeleólogo, que sin más interés que la protección de estos abrigos ha descubierto algo inusual y poco habitual del Arte Rupestre en el Sur de España: Manos Paleolíticas en negativo. Y como ya pasara con otros descubridores de arte rupestre a comienzos de siglo XX, merece ser tenido en cuenta por los profesionales que hoy aprovechan sus hallazgos para seguir investigando.

Fuente imagen: Simón Blanco, APAS.

Y sino recuerden a nuestro querido Alcalde del Río. Aficionado del Arte Rupestre, no dudó en aprovechar las primeras visitas de Breuil en Cantabria para aprender y disfrutar de una de sus pasiones. Al final, acabó siendo descubridor, junto al padre Sierra de muchas cuevas con Arte en Cantabria, incluso escribió sus hallazgos, memorias y aventuras, como un prehistoriador más, conocedor de lo que hacía y amante de lo que descubría y protegía.

LAS MANOS PALEOLÍTICAS

Un dato que resulta muy importante y que apunta Simón Blanco, es la posición de dos de estas manos.  Ambas se encuentran localizadas en la entrada de la cueva, una a cada lado, a la misma altura y señalando hacía el interior.

En España, solo ocho cuevas disfrutan por el momento del privilegio de contener en el interior de sus paredes la representación de manos paleolíticas. Manos consideradas por los especialistas como símbolos y  formando parte de algún tipo de lenguaje o forma de comunicación ancestral que todos entenderían y mediante los que podrían comunicarse dentro del mismo grupo o con grupos humanos vecinos.

Pero para rizar más el rizo, y a pesar de que el hallazgo de las manos no ha tenido la resonancia ni el efecto que debiera a nivel europeo, tenemos otra característica muy especial en estas manos y de la que hablábamos en uno de nuestros artículos anteriores. La falta de uno de los dedos en alguna de ellas, bien porque su autor lo esconde, bien porque se le hubiese practicado una amputación por alguna razón, bien por enfermedad o en cumplimiento de algún ritual. Sea como fuere, el hallazgo de estas manos, coloca a un lugar como Castellar de la Frontera (Cádiz), en un pueblo privilegiado, con la existencia de representaciones rupestres, no solo de manos, sino de animales y signos esquemáticos que en otra parte de España hubiese supuesto toda una revelación a bombo y platillo, con la rapidez y emergencia que un hallazgo como este requiere para su protección y conservación, principal actuación que debería de llevarse a cabo en cualquier descubrimiento arqueológico.

Pero tuvieron que pasar dos años. Dos años en los que la comunicación de Simón a las autoridades y al actual “Proyecto Handpas” dio por fin sus frutos, cuyos resultados han movilizado al Ayuntamiento para llevar a cabo el proyecto de Protección e Investigación tan esperado.

Las manos, se estima que forman parte del periodo Gravetiense uno de los más arcaicos en cuanto al arte rupestre se refiere y en el que se sitúa la mayoría de cronologías de las manos sopladas de Europa.

LA CUEVA DE LAS ESTRELLAS EN LA ACTUALIDAD

En fechas recientes, un proyecto muy importante que trabaja documentando y escaneando en 3D todas las representaciones rupestres de manos en Europa denominado “HANDPAS” (manos del pasado), ha realizado una reproducción de alta precisión de las cinco manos halladas por Simón Blanco en la cueva. Este proyecto junto con investigadores de la Universidad de Cádiz y el apoyo del Ayuntamiento de Castellar de la Frontera, ha colocado a la Cueva de las Estrellas en el lugar que le corresponde. Las investigaciones se espera comiencen este mismo año y seguramente los resultados irán dando más sorpresas sobre el Arte Rupestre y el Paleolítico en el Sur de España. Esperemos que las medidas de protección de tan importante abrigo no se hagan esperar y sobre todo, una vez concluidos los estudios, que la Cueva de las Estrellas no quede en el olvido.

Fuente imagen: Proyecto Handpas

Cabe añadir, la influencia negativa que está sufriendo la sequedad de la vegetación en esta zona y que afecta no solo a la Cueva de las Estrellas sino a muchos de los abrigos de arte rupestre de la provincia de Cádiz, próximos al estrecho de Gibraltar. Las condiciones medioambientales y no tan solo los actos vandálicos, pueden hacer desaparecer estos tesoros patrimonio de la humanidad y alguien, desde alguna administración pública, debería de tener en cuenta este dato.

cueva de las estrellas

Imagen: viajesalaprehistoria.com

Por otra parte, y desde Viajes a la Prehistoria no queríamos dejar en el olvido a su descubridor, como tantas veces pasa, puesto que Simón Blanco, al igual que otros espeleólogos, son en primicia la mayoría de veces, los que encuentran las mejores pinturas, escondidas en el interior de recónditos pasadizos de las cuevas, o al aire libre, como el caso que nos ocupa.

Fuente imagen: i.ytimg.com

 

Son ellos los que acompañan posteriormente a los investigadores hasta el lugar, y por ello, no podemos tampoco dejarlos de lado y olvidar que gracias a ellos, nosotros podemos proseguir con nuestros proyectos e investigaciones, aparecer en las revistas científicas más importantes o difundir nuestro patrimonio. Patrimonio que permanecía escondido a ojos de todos, hasta que personas como Simón y otros profesionales de la espeleología o la escalada, se aventuran en lugares inhóspitos y nos deleitan con descubrimientos como este.

 

© Viajes a la Prehistoria

 

 

 

 

 

Please follow and like us:
0

Te puede interesar también:

Booking.com
1 Comments

One thought on “Cueva de las Estrellas, historia de un descubrimiento

Escribe tu comentario: