Curaciones de brujería en la Prehistoria

Curaciones de brujería en la Prehistoria

“Cuando el Brujo no encuentre la explicación de la enfermedad en la naturaleza, tendrá que acudir al mundo sobrenatural”

Hoy vamos a adentrarnos en un tema fascinante y complicado al mismo tiempo. Las curaciones de brujería en la prehistoria, ¿realmente existieron?.

Antes de comenzar a argumentar cualquier tipo de razonamiento, tenemos que saber que entendemos por curaciones de brujería.

Como curación podemos entender un proceso de restauración de la salud del organismo que se encuentra dañado o enfermo.

Como brujería podríamos entender al conjunto de creencias, conocimientos, prácticas y técnicas empleadas para dominar un acontecimiento de forma aparentemente “mágica” o “sobrenatural”. Podemos incluir aquí la utilización de objetos, sustancias, hierbas o preparados compuestos para tal fin.

Si unimos ambos términos obtenemos que una curación de brujería sería la acción o el intento de curar o restaurar un organismo enfermo a través de conocimientos, prácticas y técnicas, con o sin objetos y sustancias de forma aparentemente mágica o sobrenatural.

Prácticas mágicas: tentativa del hombre de influir en la naturaleza.

Y si entramos ya en materia prehistórica, podemos entender que inevitablemente este tipo de prácticas serían llevadas a cabo casi todos los días, por esa persona, llamémosle chamán, brujo o hechicero, que ejercía como el sabio o médico del grupo y realizaba o intentaba sanar a los enfermos a través del preparado de plantas, sustancias, objetos mágicos como huesos o conchas, el ocre y la posible comunicación con los espíritus. Todo ello y enmarcado en un momento en el que la esperanza  la vida no era como la nuestra, aunque hay evidencias en las que se corrobora que podían llegar a vivir hasta los 70 años, nos hace pensar que efectivamente se pudieron llevar a cabo estas prácticas de forma cotidiana y socialmente aceptadas por los miembros del grupo.

Los estudios sobre las enfermedades en la prehistoria nos llevan a un nuevo concepto: la medicina pretécnica en la que se mezclarían las prácticas terapéuticas con las prácticas mágicas, de forma que el “chamán o brujo” haría las veces de médico y de mago, como ya comentamos antes, de una forma simbiótica o fusionada.

Tras algunas investigaciones que se han llevado a cabo tras el estudio de huesos humanos, se constata la presencia tanto de enfermedades como la gota, las hernias discales o las fracturas de huesos, y curaciones de “brujería” mediante prácticas como la reducción de fracturas o la ingesta de determinadas hierbas.

La enfermedad en la prehistoria podría haber sido interpretada desde el pensamiento simbólico mágico y espiritual, pero los estudios confirman, que incluso el hombre neandertal tomó plantas de las cuales conocía sus propiedades curativas. Precisamente, fueron los estudios en una cueva de Asturias y habitada por neandertales: “El Sidrón”, donde se supo, tras el estudio de los dientes hallados, que habían ingerido manzanilla[i].

curaciones de brujería

Así pues, gracias a las investigaciones podemos saber que al menos uno de los miembros del clan, fuera el chamán, la hechicera o cualquier otro personaje importante con conocimientos  sabía diferenciar entre alimentos nutritivos y medicinales o curativos.

Tomando como base otro estudio muy interesante titulado “La medicina y la enfermedad en el Paleolítico y el Neolítico”, nos aproximamos a conceptos clave como la paleopatología que estudia  cómo la enfermedad se muestra en los restos óseos del pasado. Así entendemos que la enfermedad ha existido siempre tanto en animales como en el ser humano. Por ejemplo sabemos que las enfermedades de carácter infeccioso, ya pudieron persistir en sociedades paleolíticas siempre y cuando no fuesen muy debilitantes para los miembros del grupo.

Del mismo modo, la práctica de la medicina  aparece desde que aparece el hombre en la Tierra, como una necesidad. Desde parar hemorragias a intentar arreglar una fractura, eran curaciones habituales. Pero el problema viene cuando el hombre del Paleolítico se ha de enfrentar a la muerte o a enfermedades que no sabe tratar. Aquí surge la magia y las posibles curaciones con brujería, donde la medicina no surge efecto y han de recurrir a creencias, prácticas chamánicas y comunicación con fuerzas de la naturaleza o espíritus. Sería una forma de entender el tipo de medios que podrían utilizar para protegerse en el paleolítico.

curaciones de brujería

Es difícil entender cómo se curaban en la prehistoria, pero uno de los métodos más utilizados en las investigaciones son los estudios etnológicos de pueblos primitivos e indígenas actuales.

Precisamente de muchos de estos estudios se extraen que muchas de las técnicas de medicina de estos pueblos están íntimamente relacionadas con las curaciones de brujería. La mayoría de ellos asocia creencias mágicas y religiosas con técnicas médicas empíricas. Las curaciones o ceremonias son oficiadas por brujos o chamanes, creyendo que la enfermedad proviene de un espíritu maligno o de un mal acto por parte de la persona como castigo o por alguna maldición de otro grupo o chamán.

Aunque nada está claro y difícilmente podremos llegar a  una teoría correcta, no cabe duda de que las curaciones de brujería, magia o chamanismo pudieron estar muy presentes en las sociedades del paleolítico, mientras se buscaba dar explicación a los acontecimientos del día a día y no se tenía conocimientos o certezas científicas.

Por tanto las creencias en la magia y la religión seguramente nos acompañan desde el inicio de nuestra existencia como Seres Humanos Pensantes en busca de respuestas o soluciones. No era más que la necesidad de controlar una realidad que actuaba inherente al hombre.

©Viajes a la Prehistoria

[i] http://www.elmundo.es/elmundo/2012/07/18/ciencia/1342623339.html

Brujos y chamanes en la prehistoria

 

Please follow and like us:
0

Te puede interesar también:

Booking.com
0 Comments

Escribe tu comentario: