Dolmen de la Pastora

Dolmen de la Pastora

La mañana amenazaba lluvia. Con las primeras gotas de un cielo gris y el frío calándose por cada poro de nuestra piel nos adentramos en solitario en el sagrado y prehistórico Dolmen de la Pastora…

Tras acostumbrar nuestros ojos a la oscuridad, fuimos avanzando como neófitos que se adentran en un túnel de un pasado remoto donde no se percibe el final. Su corredor, compuesto de paredes elaboradas a base de mampuestos de piedra está considerado como el más largo de este tipo de construcciones… A medida que avanzamos, debemos inclinar nuestras cabezas, pues su cubierta, compuesta de grandes losas, al igual que el suelo, es baja y nos obliga a caminar cabizbajos atravesando este Tholos de 4000 años de antigüedad y 43 metros de largo y tres entradas inusualmente en los dólmenes…

Guiados con la luz de una linterna y en medio de un silencio frío, atravesamos la mitad de aquel pasadizo que parece no tener final. Allí en medio, cuentan que existió una primera entrada que sellaría y dividiría el dolmen en dos mitades. Hoy esa entrada es inexistente y el pasillo nos conduce hasta el final de la cámara sepulcral, que como suele suceder en los tholos, es circular y de falsa bóveda. Su tamaño es de pequeñas dimensiones pero los hallazgos que allí se encontraron demuestran su finalidad…

dolmen de la pastora

Lo más llamativo son un conjunto de 27 jabalinas de bronce que formarían parte de un excelente ajuar funerario junto a cerámicas, cuentas de collar y puntas de flecha…

Se trata de un lugar muy especial, orientado a diferencia de la gran mayoría de dólmenes al ocaso, al oeste, al final del día, a la oscuridad, como el alma que se apaga en medio de aquellas llanuras vacías…

Fue descubierto hace ya más de cien años, en 1860 y en 1868 Francisco María Turbino y Oliva se encargaría de narrar su descubrimiento así como de realizar las primeras excavaciones en el mismo donde encontraría hachas y dos flechas de bronce que fueron donadas al museo arqueológico nacional. En sus estudios estuvo en contacto con Juan Vilanova y Piera, quien años después acompañaría a Marcelino Sanz de Sautuola en su lucha por demostrar que las pinturas de la cueva de Altamira eran prehistóricas…

Es de interés la obra posterior de Feliciano Candau y Pizarro en el año 1894 y titulada Prehistoria de la provincia de Sevilla, en la que realizaría un estudio sociológico de la civilización de los antiguos pobladores de la provincia de Sevilla[1].

Pero si alguien nos llama mucho la atención en la historiografía de los dólmenes de a Pastora es sin duda el nombre de Hugo Obermaier, que en 1919 y protagonizando las más importantes investigaciones sobre la prehistoria y arte rupestre de la península ibérica escribiría su obra sobre el Dolmen de Matarrubillas, incluyendo su investigación sobre el Dolmen de la Pastora.

Muchas investigaciones e intervenciones han seguido a este dolmen, hoy cerrado por protección con varias verjas, incluso su entrada original se encuentra recubierta de una falsa construcción que protege todo el conjunto pero quita absolutamente realismo al monumento megalítico, estropeando desde nuestra opinión su estética y atractivo principal.

Link de la página para hacer reservas:

http://www.valencinadelaconcepcion.es/opencms/opencms/valencina/ayuntamiento/delegacionesMunicipales/cultura/museoydolmenes/visitas.html

© Viajes a la Prehistoria

[1] El catálogo de dólmenes de la provincia de Sevilla. Ph boletín 31.

Artículo relacionado:

DOLMENES DE VALENCINA DE LA CONCEPCIÓN I PARTE

Please follow and like us:
0

Te puede interesar también:

Booking.com
0 Comments

Escribe tu comentario: