El enigma de la “Dama roja”,  del Mirón

El enigma de la “Dama roja”, del Mirón

El Enigma de la Dama Roja en la Cueva del Mirón, en la localidad de Ramales de la Victoria de la provincia de Cantabria, cuenta con una de las investigaciones más completas y más emocionantes sobre enterramientos en el Paleolítico Superior.

Siempre lo digo y no me cansaré de repetirlo. La prehistoria nos sorprende cada día. Hace apenas unos días unos amigos, mientras realizábamos una visita a una de las cuevas de Cantabria, me hablaban de “La dama Roja”. Ciertamente, conocía algunos enterramientos paleolíticos en la vecina Francia, pero ¿Por qué nadie en la facultad me habló de ella?. Concretamente en la Cueva del Mirón, los investigadores Lawrence de Guy Straus (Universidad de Nuevo México) y Manuel González Morales( Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria) encontraron este fabuloso enterramiento en el año 2010, en el cual, una mujer, hace aproximadamente 19.000 años, fue cubierta completamente de ocre rojo, como formando parte de un importante ritual funerario en el Paleolítico Superior. Y es que verdaderamente nuestros ancestros maquillaban a sus muertos o al menos los cubrían de ocre como función social destacada o especial.Como el principe de Arene Cándide en Italia.

ARTÍCULO RELACIONADO:  MUJER Y ARTE RUPESTRE

[spacer height=”30px”]

Príncipe de Arene Cándide, Italia

[spacer height=”20px”]

La dama Roja fue una mujer que tendría una edad comprendida entre los 35 y los 40 años, en el momento de su muerte. Esta edad, tras algunas investigaciones sobre la composición de su alimentación, se supone como dentro de la normalidad, en la esperanza de vida en la prehistoria.

Una mujer, que desde luego, recibió un tratamiento especial en el momento de su muerte. Fue completamente cubierta por pigmento rojo brillante. Podemos imaginar, como, se ocuparon de su cadáver, en ese momento post mortem, como hoy lo hacen en cualquier tanatorio con nuestros muertos. Y no solo estaba el factor ocre, sino que además, existe una piedra grabada a modo de lápida, que sirvió a los investigadores como pista para llegar a ella, ya que por alguna causa, cubría la tumba, pero la encontraron desprendida. Y es más, a nuestra querida dama roja, le hicieron ofrendas de flores, que parece ser, estarían cubriendo su cuerpo. Flores, que parece que no provenían del lugar, sino que fueron recolectadas a propósito para este fin. De nuevo dos cosas, que seguimos haciendo en la actualidad, y que sin embargo, nos parece tan extraño a veces, que nuestros antepasados las hicieran ya en la prehistoria. Incluso los neandertales también cubrian el cuerpo de sus muertos con flores, pero el ocre parece que es más de los Sapiens.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Rutas Por Navarra prehistórica

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

Parece, que existe algo más que cultura en el origen del hombre. Creencias ancestrales que simplemente hemos heredado.

Acuarela de la Cueva del Mirón in situ, por Giuseppe B.

La tumba fue hallada en el interior de la cueva, muy cerca de la zona de habitabilidad del grupo que la acompañaba, por lo que su enterramiento, no es casual, sino que parece muy intencionado y por segunda vez, pues lo que demuestran las investigaciones es que su cuerpo estuviera depositado en otro lugar en un primer momento para después enterrarlo aquí como lugar definitivo.

No podemos afirmar, qué motivó al grupo a enterrarla con esta delicadeza y de forma tan sutil en el interior de su hogar, aunque podemos imaginar que la existencia de creencias en el más allá, en los espíritus o en otra cosa, pudo existir ya en tiempos remotos.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Hornos de la Peña, Redescubriendo la cueva

No siendo comunes, los enterramientos en el paleolítico superior, parece evidente que este es, además de un caso bastante excepcional, un descubrimiento muy especial.

La cueva del Mirón se puede ver desde su exterior, a través de unas verjas que la protegen, se encuentra justo debajo de la Cueva de Covalanas en Ramales de la Victoria (Cantabria) y se accede a ella por un caminito de tierra que nos lleva a la cueva.

© Viajes a la prehistoria

Te puede interesar:

Maquillaje en la prehistoria

0 Comments