La Prehistoria y el Arte Rupestre

La Prehistoria y el Arte Rupestre

De la pasión por la prehistoria y el arte rupestre nacen este conjunto de reproducciones, cada vez que me dejo llevar por la prehistoria.

Del mismo modo que muchos paleoartistas se dedican hoy a reproducir en esculturas casi reales a nuestros antepasados prehistóricos a partir de evidencias arqueológicas, otros nos enamoramos de las pinturas rupestres que nuestros ancestros dejaron en las paredes de cuevas y abrigos de todo el mundo. Y es tanta la pasión que nace de la observación constante, que algo en nuestro cerebro reptiliano, nos obliga a imitar esos trazos ocres y carbón en nuestros propios lienzos.

Las siguientes imágenes, muestran algunos ejemplos en los que me dejé llevar por esa pasión que para mi significó el arte rupestre desde que tuve oportunidad de encontrarme cara a cara con él, en la intimidad de una cueva.  No sabría decir si les imito, o la relación entre sus pinturas y las mías, va más allá. Cuando pinto sus trazos, es como querer comunicarme con ellos de alguna forma, tratar de llegar a su pensamiento a través del mío. Entrar en un universo cargado de símbolos, que aunque incapaz de interpretarlos, pues carecemos de momento de las claves, si puedo tratar de identificar a través de su representación.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Cueva de Ardales (Málaga)

La necesidad surge sola cuando observo estas pinturas, en la cueva, en las alturas de los abrigos, en la pantalla del ordenador o en un libro. Creo que las neuronas espejo tienen mucha culpa pero mis manos se accionan y comienza el proceso creativo. Invadida por la admiración que siento hacía ellas, y presa de una pasión transitoria, junto con melodías que me desconectan del presente, pongo en marcha a mi parte más espiritual, más imaginativa, más creativa y el resultado es fantástico.

Miles de preguntas llegan a mi cabeza, cuando trato de realizar sus trazos, por ejemplo ¿Cómo eran capaces de realizar determinadas pinturas a la luz del fuego en lo más recóndito de una cueva, con tan solo el poder del pensamiento y la memoria?.

ARTÍCULO RELACIONADO:  ¿Un ciervo en el panel de ciervas de Covalanas?

Grandes artistas de la prehistoria, siguen vivos en cada  una de sus pinturas. Genios prehistóricos que un día mostraron al futuro que no eran tontos, que sabían hacer muchas cosas y entre ellas representar su entorno inmediato sobre lienzos de piedra con óxidos y carbones. De eso no me cabe la menor duda.

©viajes a la prehistoria

 

0 Comments