La serpiente Arcoiris

La serpiente Arcoiris

Ayer asistíamos sorprendidos a la puesta en escena de María y Mauricio evocando ante la atónita mirada de los presentes, una auténtica recreación paleolítica como culminación de la exposición de Arte de Ludovico Rodríguez “Luces y sombras en piedra”.

La protagonista  a ritmo de Didgeridoos y otros instrumentos muy sugerentes y evocadores de tiempos remotos, entonó, en un lenguaje irreconocible, frases y cantos en los que parecía comunicarse con los espíritus de otros tiempos, en el papel de sacerdotisa o hechicera de una cueva, en la que nuestros ancestros habrían dejado su impronta a través de las pinturas rupestres de Ludovico que nos rodeaban.

Más de cuarenta personas rodeaban la escena, mientras María, concentrada seguía con sus invocaciones ancestrales y la música de los instrumentos que Mauricio tocaba con genial maestría nos transportaba a un viaje a la prehistoria paleolítica, donde aquella Mujer Sapiens daba permiso a Ludovico para mostrar las sombras de aquellos bisontes, que tallados en piedra nos sorprendían una vez más, correteando por la sala de exposiciones.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Ocre: propiedades mágicas y curativas desde la prehistoria

Para finalizar, un momento único y sublime. Bajo sonidos ancestrales, María recitaba un poema escrito por Ludovico y dedicado a la Cueva de Hornos de la Peña, en la que tantos años ha trabajado como guía.

La ténue luz,  la voz ensoñadora de María, los sonidos de aquella serpiente arcoíris, que como nos explicaría Mauricio posteriormente, es un instrumento que al hacerlo sonar por los aborígenes australianos, evoca la conexión entre la Tierra y el Universo, entendido el Didgeridoos como la voz de la tierra y la poesía de cada frase de Ludovico nos sumergió en otro estado por algunos minutos. Muy especial y muy intenso. Una experiencia para repetir.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Equinoccio de otoño en directo desde los dólmenes de Valencia de Alcántara

©Viajes a la Prehistoria

Please follow and like us:
error
0 Comments