Neønymus, reencuentro con lo remoto

Neønymus, reencuentro con lo remoto

Neønymus, una velada muy especial en un reencuentro “casual” con la prehistoria y un nuevo viaje a lo remoto en la Cova del Bolomor, hogar Neandertal.

A pesar de que no soy el New York Times esta mañana, todavía con las notas musicales vibrando en mi cuerpo, tengo la responsabilidad  de contaros en primera persona la jornada de prehistoria del día de ayer en la Cova del Bolomor, como toda una exclusiva de un día perfecto rodeados de un pasado muy presente…

Así es, nuevamente la prehistoria me sorprendía, salía a mi encuentro y esta vez muy cerca de mi ciudad natal, con unos anfitriones de lujo, como es el equipo responsable de la Cova del Bolomor y cómo no, con una visita muy especial,  un músico que canta en el interior de las cuevas, en el interior de ermitas y dólmenes, un ser excepcional que en cada concierto se entrega en cuerpo y alma mientras, en ese especie de trance, se comunica con algo más allá de nuestra mundana comprensión y nos hace viajar a la prehistoria. Sí, él es: Neønymus.

Neonymus mostrándonos la réplica del Hombre León…

Hace ya cuatro años, que tuve la oportunidad de contactar con él, mientras escribía mi libro ¿Por qué danzan los Arqueros? 5000 km tras la Prehistoria y los Lugares de Poder, tratando de comprender, qué razón le impulsaba o motivaba a cantar en el interior de las cuevas. En aquellos momentos, Neønymus se convertía en un puente entre la prehistoria, la música y yo:

“Sinceramente, creo que las cuevas tienen algo “especial”. Nos permiten introducirnos en el interior de la Tierra (…) y posiblemente tendría algo de “volver al interior de la Madre” (…) y lugar más adecuado para celebrar ritos de carácter iniciático o espiritual (…)”

Neønymus en ¿Por qué danzan los arqueros? (pp 88)

Desde entonces y a pesar de que seguimos en contacto virtual, solo habíamos podido disfrutar de sus conciertos en una ocasión hasta ayer.

Durante todo el día y más cercano a la noche, la compañía de Neønymus fue para mí, un reencuentro muy especial e importante con la prehistoria, con aquella prehistoria que había nacido hace cuatro años y que nuevamente salía a mi encuentro sin esperarlo.

 

Si visitar la cueva del Bolomor por la noche, con la luz de la luna y un cielo repleto de estrellas fue una experiencia excepcional, girar mi cabeza a la derecha y ver que la persona que estaba sentada a nuestro lado, nada más y nada menos, era aquel hombre que cantaba en el interior de las cuevas y que cuatro años antes yo había querido conocer, convirtió la experiencia en “única”, “mágica” e “irrepetible”, sobre todo porque apenas dos horas después, pudimos disfrutar nuevamente, en aquel entorno natural a cielo abierto, de su música, de la vibración de sus cantos, de un viaje a lo remoto, a lo profundo del alma, de los sentimientos y a la prehistoria. Emoción y trance, quizás y solo quizás como fue un día, en alguna de estas cuevas, mientras un grupo de humanos como nosotros, también disfrutaron de los cantos de su chamán…

neonymus

Al menos, así lo siento yo, y no me importa decirlo, así lo vivo, entre la fantasía y la realidad, allí estaba él, Neønymus, a los pies de la cueva del Bolomor, de hogares neandertales durante miles de años, de los primeros fuegos…

Viajes a la Prehistoria junto a Neonymus en el interior de la Cova del Bolomor

Y allí estaba yo, viviendo aquella realidad, en medio de la fantasía siempre presente de una edad que nos precedió, lejana en el tiempo pero presente siempre que cada uno de nosotros la resucitamos y la volvemos presente y real, al menos, durante uno de estos viajes a la prehistoria.

Por ello, por todos los que hacéis posible que la prehistoria esté presente, con vuestro trabajo, con vuestros estudios, con vuestra música, con vuestra compañía e incluso con vuestra imaginación:

Gracias, gracias por hacernos sentir la prehistoria desde tantas pequeñas realidades!!

Escenario concierto de Neonymus, con el hombre León y Ginebra, la sabina centenaria..

© Viajes a la Prehistoria

Please follow and like us:
0

Te puede interesar también:

Booking.com
0 Comments

Escribe tu comentario: