¿Quién fue el Hombre de Öningen?

¿Quién fue el Hombre de Öningen?

A principios del siglo XVIII, Johann Jakob Scheudhzer, en su empeño por demostrar la realidad de los fósiles como objetos prehistóricos y la existencia sobre todo del relato bíblico y del diluvio universal, fue a dar por casualidad, en una cantera, con una plancha en la que se encontraba fosilizado según sus apreciaciones un esqueleto humano al que llamaron con el nombre de hombre de ÖNINGEN: científicamente: “Homo Diluvii Testis”, por ser el nombre del lugar donde fue hallado. Esta sería para Scheudhzer, la prueba irrefutable de que el hombre antediluviano existió.

La gente no pudo más que rendirse ante la evidencia de su hallazgo y recibir así Johann el reconocimiento y estima que llevaba esperando hacía tanto tiempo. Pero ¿quién era en realidad de hombre de Öningen y qué sabemos hoy de él?

El Hombre de Öningen (Alemania) desde la Arqueología actual

Scheudhzer murió feliz con su hallazgo, pero a principios del siglo XIX, un naturalista francés  llamado George Cuvier[1] estudiaría el fósil hasta concluir que no era la columna vertebral de ningún hombre, sino:

“El esqueleto de una salamandra” perteneciente al mioceno superior a la que posteriormente llamarían con el nombre de: “La imagen del hombre de Scheudhzer” en honor a su descubridor.

©Viajes a la Prehistoria

[1] http://godzillin.blogspot.com.es/2014/12/paleoescandalos-la-salamandra-que-no-se.html

Please follow and like us:
0
Booking.com
0 Comments

Escribe tu comentario: