RELIGIÓN EN LA PREHISTORIA,  PARTE I

RELIGIÓN EN LA PREHISTORIA, PARTE I

¿Existió una religión en el Paleolítico Superior?

A pesar de que a día de hoy, hablar de religión en la prehistoria, y concretamente de religión en la prehistoria, a muchos investigadores les resulte no menos que inapropiado o incómodo, no cabe duda de que existen una serie de indicios que más allá de ser interpretados como simples objetos, lugares, pinturas, conductas o industrias, poseen unas connotaciones especiales, que dan pie a poder ser interpretadas como pruebas con un alto valor o carácter simbólico o ritual.

EL INTERROGANTE DE LA RELIGIÓN EN LA PREHISTÓRIA

“La religión prehistórica es un enigma. Solamente se puede acceder a ella desde el escurridizo instrumento de la hipótesis”[1]

Francisco Diez de Velasco

Sería en este caso en especial, desde donde trabajaría la fenomenología, al afirmar que todo hombre posee un componente religioso en su interior, y esta sería la base de muchas de las investigaciones posteriores a cerca de la existencia de la religión en la prehistoria. Precisamente por la necesidad del hombre de tener un Dios, por encima de él.

Los problemas que plantea el estudio de la religión en la prehistoria, han provocado el abandono y el rechazo por la mayoría de investigadores, y desde la historia de las religiones, la tarea es muy complicada, puesto que ese continuo desprecio desmotiva y desvirtúa muchas veces las hipótesis propuestas por el historiador de las religiones u otros profesionales de otras disciplinas que quieran aportar nuevos conocimientos y teorías[2].

ARTÍCULO RELACIONADO:  El ritual del ciervo de la cueva de las Chimeneas

 

¿PODEMOS HABLAR DE RELIGIÓN EN EL PALEOLÍTICO SUPERIOR?

“No tengo una explicación constructiva que dar sobre la religión de los hombres paleolíticos, y después de haber transcurrido algunos años en que mi teorización ha llegado al público, cada vez me resisto más a asumir la responsabilidad de una explicación”.

(Gourhan. L. pp 435)[3]

 

Abate Breuil: Sus interpretaciones acerca del significado de las pinturas rupestres, se orientaron más hacía la religión y la magia animista.

Leroi Gourhan: Referente mundial de su tiempo, por introducir cambios en el pensamiento tradicional y virar sus líneas de investigación hacía la interpretación estructuralista del arte rupestre y criticar el pensamiento y las conclusiones tradicionales de sus antecesores.

Mircea Eliade: Se le considera uno de los fundadores de la historia moderna de las religiones. Sitúa a lo sagrado en la experiencia principal del hombre religioso.

Jean Clottes: Autor del libro “Los chamanes de la prehistoria”, dio junto a Lewis Williams, un nuevo enfoque a la interpretación de algunas pinturas rupestres.

L.G.Freeman: Realizó importantes aportaciones en el campo de los ritos en el paleolítico y en la interpretación de una posible religión de la prehistoria junto a Joaquín González Echegaray que fue director del centro de investigaciones de Altamira y creador junto a Freeman del Instituto para Investigaciones Prehistóricas.

ARTÍCULO RELACIONADO:  EL BRUJO DE LA CUEVA DE LOS LETREROS

curaciones

Para Leroi Gourhan, en esta etapa de su vida, parece que los indicios le suponen meras conjeturas y no se atreve a hablar expresamente de religión en el paleolítico superior, aunque si destaca un pensamiento simbólico, rico y complejo.

Para el mismo autor, conceptos y prácticas en el paleolítico superior no están unidos, y a lo sumo que podríamos aproximarnos como interpretación religiosa, sería a las huellas que han dejado por ejemplo los ritos de la muerte, ya que los hombres y mujeres del paleolítico ya enterraban a  sus muertos. Y tampoco permite en última instancia, describir el rito, sino únicamente, saber que el rito en cuestión existió. Por tanto ya tenemos el primer indicio de práctica ritual, que encajaría dentro de la definición de religión en la actualidad: “Los enterramientos y los rituales de la muerte”.

“Sepultar a los muertos, conservar parte de su esqueleto, colectar objetos (…), constituyen en sí mismos pruebas fehacientes de la existencia de un pensamiento simbólico, aunque no nos permita ir demasiado lejos en torno a opinar sobre su contenido”

(Gourhan. L. pp: 587)[4].

En segundo lugar, el mismo autor, nos habla de “marcas o arañazos” tanto en los útiles de caza como en las paredes de las cuevas, los cuales ya pueden dan forma a un episodio ritual dentro de un contexto religioso. Nuevos indicios, caracterizados por repetidas marcas o arañazos, que se repiten en diferentes cuevas.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Las leyendas de la Cueva del Tesoro

En tercer lugar, las hipótesis a cerca de restos de ocre esparcido en el suelo de algunas cuevas, también podría haber sido interpretado como restos de un elemento que participó en rituales religiosos.

Y por último, para el autor el arte figurativo sería visto como último testimonio para interpretar en ocasiones, actitudes que podrían englobarse dentro del pensamiento religioso, pero carentes de comprobación, puesto no existen indicios de comprensión de la simbología y pensamiento del hombre antiguo hasta los inicios de la escritura.

 Ilustración libro: ¿Por qué danzan los arqueros?5000 km tras la prehistoria y los lugares de poder.

Y hasta aquí los argumentos con más peso para probar o no la existencia de indicios de religión en la prehistoria.

© Viajes a la Prehistoria

[1] Francisco Diez de Velasco. Introducción a la historia de las Religiones. Trotta 10. Paradigmas. 1995. Madrid.

[2] Fuente: Francisco Diez de Velasco. Op. Cit.

[3] André Leroi-Gourhan. Símbolos, artes y creencias de la prehistoria. ISTMO. Madrid. 1984

[4] André Leroi-Gourhan. Op.cit.

0 Comments