Ruta al Abrigo del Voro (Quesa)

Ruta al Abrigo del Voro (Quesa)

Para quienes deseen aventurarse en la búsqueda y localización de las famosas pinturas rupestres ubicadas en el interior del Abrigo del Voro además de disfrutar de un paisaje magnífico repleto de vegetación, naturaleza y silencio y refrescarse en las aguas cristalinas de sus lagos naturales, os contaremos un poco sobre este lugar.

Al llegar al paraje de los Charcos de Quesa, que se encuentra a 7 km del pueblo, dejaremos nuestro vehículo en el parking de la entrada y nos dirigiremos siguiendo el curso del río hacia el primero de los lagos y más grande, sin olvidar:

Agua, calzado cómodo, protección solar, gorra, bañador si hace calor y algo de comer para el camino, sobre todo si es primavera y verano.

abrigo del voro

A partir de este lago, cruzaremos el puente y ascenderemos por unas escaleras de piedra hasta el siguiente lago, conocido como el charco del chorro. Aquí, los meses de calor, solemos hacer una parada para darnos un baño y aprovechar el fresco que nos proporcionan estas aguas claras y limpias para emprender el camino.

Una vez en marcha, y si volvemos unos pasos atrás, observaremos una flecha que nos indica el camino. Subiremos por un sendero marcado y tras atravesar un pasillo de roca caliza, nos encontraremos con la señal que nos indica que el inicio del sendero al abrigo del Voro que se encuentra a 1,4 km. Seguiremos unos pasos adelante sin cruzar la cascada y  allí ya comenzaremos la ruta caminando por el río que se encuentra parcialmente seco. Advertir, que la distancia total desde este punto hasta el Abrigo del Voro más el regreso es de 11 km aproximadamente, y que suele estar estimado el recorrido de ida y vuelta entre 3 y 4 horas según el ritmo. Al menos, por el sendero que nosotros recorremos. Por ello, la importancia de llevar agua, sobre todo.

Ya en camino, además de disfrutar, como he dicho del paisaje que se abre ante nuestros ojos, podremos seguir bañándonos, durante buen parte del camino en algunas pozas más pequeñas que iremos encontrando. En ocasiones, el camino está indicado con una flecha amarilla. En otras, tendremos que utilizar la intuición, tratando de no despegarnos demasiado del curso ascendente del río, puesto que la subida al abrigo se encuentra junto al mismo.

Una vez llegados a la entrada del sendero, una flecha nos indica que debemos subir hacia la derecha, por un sendero marcado, y pronto divisamos una covacha con el enrejado colocado, que protege a los Arqueros del Voro.

Arriba ya, y con precaución de no resbalar, podremos observar las pinturas, si nos fijamos bien, realizar una parada desde las alturas, comer algo, descansar y recuperar fuerzas para el camino de vuelta.

Para saber más sobre este abrigo, sus pinturas y otros temas relacionados con las escapadas por la prehistoria de España, puedes leer:

¿Por qué danzan los Arqueros? 5000 km tras la prehistoria y los lugares de poder

© Viajes a la Prehistoria

Please follow and like us:
0

Te puede interesar también:

0 Comments