RUTA DÓLMENES DE ANTEQUERA

RUTA DÓLMENES DE ANTEQUERA

Hoy Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, los Dólmenes de Antequera y el Torcal se convierten en una visita indispensable para todos aquellos turistas que deseen viajar a Málaga, incluso para muchos de los residentes en esta provincia, que desconocen el lugar.

Apena a media hora en coche desde la ciudad de Málaga y a una hora de Marbella, encontramos, nada más llegar a Antequera, esta joya testigo del Megalitismo mediterráneo y europeo en España, hacía el 5000 o 4000 A. e.

Inmerso en un  paisaje de singular belleza, el amanecer en Antequera con la montaña de los enamorados mirándonos de frente nos encandila. Los primeros rayos de sol nos alumbran el camino para llegar al complejo donde se ubican dos de los tres dólmenes: Viera y Menga.

Se puede visitar mediante visita guiada o en solitario. Para todos aquellos que nunca lo hayan visitado, es aconsejable la visita guiada, ya que nos explicaran mucho de lo que necesitamos saber, para comprender la importancia de los monumentos prehistóricos hechos por el hombre, que tenemos delante.

Se permiten las fotos así que entre tanto aprovechamos para realizar cuantas instantáneas y selfis nos apetezcan, para compartir en nuestras redes sociales, pues es un lugar único en el mundo. Un lugar que no solo tiene un dolmen, sino que tiene tres, y a cada cual más diferente, y cada cual con diferente construcción, orientación y simbología.

El primero que os vamos a presentar es el dolmen de Viera.  Se trata de un sepulcro de corredor, perfectamente reconocible y conservado, de 21 metros aproximadamente y por el cual, en la actualidad nos podemos introducir hasta llegar a la cámara final. El acceso a esta cámara es una ventanita cuadrada de pequeñas dimensiones tallada en la roca. La técnica de construcción es ortoestática y cada lateral estaría formado por 16 losas en su origen. Hoy se conservan 14 en un lado y 15 en el otro lado del pasadizo. En la cubierta se conservan 5 losas, aunque seguramente se presupone que podría tener hasta 4 más. El conjunto estaría cubierto por un túmulo.

Para su mejor visualización, que mejor que disfrutar del siguiente vídeo que nos conduce de lleno a ese amanecer del equinoccio de otoño, donde el sol entra completamente hasta el final e ilumina lo que se consideraría como la cámara mortuoria. En adelante, nuestra interpretación de cómo pudo haber servido aquel lugar para que los muertos permanecieran en él, hasta que los rayos de luz, de este amanecer tan especial para las gentes de la cultura megalítica.

El segundo de los dólmenes que os vamos a presentar, es el dolmen de Menga. Este se encuentra orientado al solsticio de verano, totalmente inusual, pero lógicamente orientado a la peña de los enamorados que tiene enfrente. Peña que al verla nos recuerda el rostro de un indio de perfil.

Las dimensiones del dolmen son impresionantes, sobre todo cuando te explican el peso que tienes encima cuando te encuentras en el interior del mismo. Su construcción también sería ortoestática, siendo Menga otro sepulcro de corredor, pero totalmente diferente a Viera. Este está conformado por columnas en su interior. Y se identifica una especie de altar al final del mismo, junto a un pozo, que es la curiosidad de este dolmen. Cada lado está formado por 12 losas mientras que en la cabecera tan solo hay una. La cubierta está formada por 5 losas, faltando la de la entrada. Menga también se recubre con túmulo.

Para visitar el tercer dolmen, debemos de coger nuestro vehículo y desplazarnos algunos km hacía la entrada de Antequera y desviarnos siguiendo las indicaciones.

En realidad, aunque se encuentran distanciados, se encuentran alineados de forma espacial. Puna vez allí, podemos disfrutar de esta tercera joya de la provincia de Málaga, mientras recorremos el entorno fantástico en el cual se encuentra ubicado.

Así pues el Tholos del Romeral sería otro dolmen conocido como de falso techo. También tiene corredor, y de los tres, es quizás el que más nos recuerda a una cámara mortuoria, incluso como si nos adentráramos en una cámara del antiguo Egipto. El efecto de las luces a lo largo del pasillo, junto con la entrada de la luz y la cámara final, le confieren el efecto perfecto para recrear el silencio y el retiro, la meditación y la concentración. Para mí, sin duda, es el dolmen más impresionante. Pero esta es una opinión personal. El enigma de su construcción, su situación separada del resto y su entrada que pone los pelos de punta, lo convierten en un lugar muy especial.

Su construcción es con mampostería y cubierta adintelada. Conserva 11 losas y la cubierta de falsa cúpula está recubierta con mampostería, observando una clara evolución en la forma de construcción, ya que los tres dólmenes no fueron construidos al mismo tiempo, sino que los separan 700 años de diferencia.

Al final del corredor, encontramos una cámara final, con un pequeño altar, que estaría destinado al muerto o incluso a la realización de algún tipo de ceremonia funeraria.

Para finalizar, os presentamos el segundo lugar que ha sido añadido a la lista de Patrimonio Mundial por la Unesco junto a los Dólmenes de Antequera. Estaríamos hablando del Torcal. A veinte minutos de Antequera, encontramos un enclave Kárstico y genuino del jurásico de Málaga. Nos sorprenden durante todo el trayecto hasta el centro de interpretación, infinidad de rutas rodeados de piedras con formas muy características de tornillo o Champiñón. Es un lugar para visitar y recorrer, mediante dos rutas señalizadas y marcadas, una más larga y otra más cortita. Se pueden realizar incluso con niños, y los meses de verano, será necesario llevar agua, calzado cómodo y gorra para el intenso sol, pues hay muchas rocas pero pocas sombras durante el trayecto. Al finalizar podemos comer y refrescarnos en la cafetería junto al centro de interpretación del lugar. Incluso en algunas noches de verano, se realizan jornadas para observar el cielo y las estrellas, en un lugar muy especial, como es el Torcal, sin contaminación lumínica y sin ruidos que nos distraigan.

En los alrededores también se han localizado cuevas, como la del Toro, que relacionarían los dólmenes de Antequera con este parque natural del Jurásico.

Es divertido, tranquilo, silencioso y muy, muy curioso. Pocas veces podemos disfrutar de un paisaje tan singular y tan próximo a la capital de la Costa del Sol.

Para finalizar, os dejamos con otro vídeo que muestra un poco de esta fantástica ruta por el Patrimonio Mundial de Málaga al completo.

Esperamos que os guste..

© Viajes a la prehistoria

 

 

 

Booking.com