5 buenas razones para salir de ruta por la prehistoria

5 buenas razones para salir de ruta por la prehistoria

 Desde Viajes a la prehistoria he estado pensando cinco buenas razones para salir de ruta por la prehistoria

  1. La prehistoria siempre se encuentra más allá de las ciudades, el caos, el estrés y la contaminación. La mayoría de enclaves y rutas se localizan en plena naturaleza, con vistas maravillosas, entornos frescos y saludables, rodeados de agua, vegetación y animales. Y nos proporcionan momentos de relax, meditación, tranquilidad y diversión. Las aventuras por la prehistoria casi siempre son inolvidables, precisamente porque forman parte de un mundo a parte de lo normal.

  2. Todo el mundo viaja a la playa, pero no todo el mundo viaja a la prehistoria. Son originales y únicas, por tanto, siempre tendrás algo diferente que contar a tus amigos. Ya que no solo vives la experiencia, sino que en la mayoría de los casos, siempre encontraremos un guía o centro de interpretación, ubicado en las inmediaciones que nos enseñará, mucho más sobre ese pasado remoto, que todavía es desconocido para muchos.

  3. Viajar a la prehistoria es barato. Muy barato.  A excepción de algunas cuevas en las que si hay que pagar entrada, hay muchos otros enclaves que son gratuitos. Tan solo tendremos que preocuparnos de preparar unos bocatas, llevar bebida y ya tenemos la aventura servida. Nuestro único gasto, la gasolina.  Si queremos pernoctar, encontraremos posadas y hostales y camping, en entornos, normalmente rurales, que nos deleitarán con hermosas vistas y desayunos espectaculares.

  4. No importa el lugar donde estemos, pues en España siempre tendremos próximo un enclave prehistórico para realizar una escapada diferente y muchas veces con rutas ya diseñadas por empresas de aventuras, turismo arqueológico o los mismos museos y centros de interpretación que nos acompañarán en todo momento y nos enseñarán las claves de nuestros ancestros.

  5. La “creme de la creme” de la prehistoria: “ El arte rupestre”. Gozar, apasionarse, ver, observar, sentir, volver a observar, investigar o incluso realizar nuestra propia pintura rupestre sobre una hoja de papel, al estilo de nuestros antepasados. La prehistoria nos ofrece la maravillosa experiencia de disfrutar de auténticos museos naturales, donde observar el primer arte de la humanidad. Antes que nadie, ahí, estaban ellos, desde hace más de 40.000 años, con sus diferentes edades, técnicas, colores, representaciones, universos simbólicos, dioses y magia. Una excelente oportunidad para mirar de cerca, al menos una vez en la vida, el arte, el mundo y los sueños de aquellos hombres que nos precedieron. Fuera de la rutina y la normalidad, ahí está esperándonos, en cuevas y abrigos de toda España, nuestro patrimonio, para vivir, sentir, proteger y difundir.

© Viajes a la Prehistoria

Please follow and like us:
error0
0 Comments