Talleres de prehistoria para niños

Talleres de prehistoria para niños

Talleres de prehistoria para niños: Manos sopladas en negativo.

Si existe un icono del arte rupestre por excelencia son las manos sopladas en negativo. Pero ¿Como se hacen las manos sopladas?

[spacer height=”30px”]

Aquella mañana, como dos niños, nos dirigíamos al museo pues habían organizado unos talleres, donde un apasionado de la prehistoria nos enseñaría el secreto de las manos sopladas y la pintura en la prehistoria. Con la mesa completamente llena de objetos encontrados en la naturaleza, aquel hombre nos iba enseñando como pudo ser la relación de nuestros ancestros con el arte. Oxido de hierro y manganeso, carbón natural, agua, pinceles hechos con ramitas y unos tubitos conseguidos con el vaciado de ramas de algunos árboles y/o arbustos, conseguían los efectos deseados y una posible aproximación al arte rupestre en la prehistoria.

Nos permitimos el lujo de mancharnos las manos, puesto que de eso se trata en los talleres de prehistoria, que no son solo para niños, aunque a priori pueda parecerlo. Los mayores aprendemos junto a ellos y nos divertimos mucho con estas técnicas milenarias que posteriormente podremos imitar.

Pero llegamos al gran momento esperado. Como el chamán de la tribu, aquel hombre comenzó a mojar aquellos tubitos en una mezcla de óxido de hierro y agua espesa, y sopló por uno de los orificios, mientras por el otro salía sobre nuestras manos, pegadas en la pared, un líquido frío, rojo y chispeante que lograba la imagen deseada: nuestra propia mano en negativo sobre el lienzo.

Toda una experiencia y toda una maravilla de la arqueología experimental y de los talleres de prehistoria que podréis encontrar en muchas cuevas, museos y centros de interpretación abiertos al público.

Es importante reservar con antelación, puesto que suelen tener mucha gente y las plazas se agotan rápidamente.

Os dejamos con un vídeo de aquella experiencia con las manos sopladas en el Mupac (Museo de prehistoria y arqueología de Cantabria), de la mano de Ludovico y su pasión por la prehistoria.

© Viajes a la prehistoria

0 Comments