LAS TERMAS ROMANAS EN BOVEDA DE SAN PEDRO ALCANTARA (MARBELLA)

LAS TERMAS ROMANAS EN BOVEDA DE SAN PEDRO ALCANTARA (MARBELLA)

Por fin conseguimos visitar las Termas Romanas de San Pedro  Alcántara. Desde nuestra sección Viajes por la Historia os ofrecemos el siguiente artículo:

Un yacimiento que ha sobrevivido a la dejadez, abandono, expolio, guerras, reformas e incluso convertido en vertedero. Un yacimiento arqueológico que hace las delicias de cualquier investigador, estudiante o simple aficionado que ama y disfruta conociendo nuestro pasado y las evidencias que nos han dejado..

Prácticamente podríamos decir que las termas se ubican en la orilla de la playa textualmente. Solo que a unos metros de la misma y elevadas como a poco más de tres metros sobre el nivel del mar en la actualidad, por ello, apuntamos que la manera más fácil de encontrar el lugar exacto es caminando por la playa desde la población de San Pedro Alcántara.

Otra posibilidad y quizás la que contribuye a su desconocimiento mayoritario, es llegar desde la autovía y callejear, entre urbanizaciones de lujo, como nos paso a nosotros, hasta encontrar la calle exacta que nos conduce al enclave.

HISTORIA DE SU DESCUBRIMIENTO

Desde mi punto de vista, las termas, que por su naturaleza y construcción, en altura, con bóvedas y conservadas, siempre han estado a la vista de cualquiera que pasara por delante de las mismas, desde su construcción en el s.III. d.C, en el que se supone, se construyeron.

Las primeras referencias a las mismas, ya se encuentran en diferentes fuentes. Como vemos en esta obra artística titulada “Las Bóvedas” del autor Anton Van der Wyngaerde de 1567, aparece la construcción, solitaria, con halo de misterio, frente a las costas de África. Nada que ver, con su actual visión.

Más adelante, en 1663 y 1782 nos llegan testimonios de un manuscrito de Macario Fariñas del Corral y un diario de viaje de Francisco Pérez Valle, en el que ambos hacen alusión a las Termas, el primero relacionándolas con la histórica ciudad de Salduba y el segundo comparándolas con el panteón de Agripa. En 1882 otro autor Juan Agustín Cean-Bermudez[1] hace referencia a las Termas y al acueducto, hoy invisible o desaparecido junto al que estaban ubicadas.

Ya entrados en el siglo XX, concretamente en 1930, podemos observar la siguiente fotografía, en la que el arqueólogo José Pérez de Barradas, habría acudido a completar el trabajo, que 15 años antes habría iniciado José María Martínez Oppelt, tratando de dar luz a los alrededores de la finca donde estaban ubicadas las Termas y que eran propiedad de la Sociedad Colonia de San Pedro Alcantara, según algunas fuentes, describiéndolas como un edificio como suministro de aguas para la ciudad de la ciudad romana de Cilniana. El uso del agua sería tanto para el consumo humano como para las industrias de salazón, que hay o habrían existido en la misma línea de costa, hoy desaparecidas o cubiertas por el urbanismo y la construcción en Marbella.

termas romanas

¿QUE SE ENCONTRÓ ALREDEDOR DE LAS TERMAS EN LAS PRIMERAS EXCAVACIONES?

Las primeras  excavaciones que se han realizado alrededor de las termas, corrieron a cargo de José María Martínez Oppelt, que intrigado por aquellos trozos de cerámica que los trabajadores iban encontrando, tanto aquí como en la vecina Estepona (otra villa romana de la cual no se conoce a día de hoy su ubicación exacta)  se decidió a investigar. Esta información aparece reflejada en el libro del arqueólogo “Carlos Posac Mon” titulado: “Por esos mundos”, Madrid, 1916.

Fuente: larosaverde.com

Se hallaron tumbas en las proximidades, mosaicos y una hermosa cabeza de mármol blanco, vasijas, columnas y monedas de cobre, plata y oro entre otras cosas…

 

Así pues en los años 40 del siglo XX, fue hallada una inscripción funeraria romana, en mármol de color verde y decía lo siguiente:

“Petronius Priscus era hijo de Petronius Sergianus; al morir éste, aquél le añadió un epitafio en el monumento que ya estaba dedicado a sus abuelos”[2]

Pasado el tiempo, nada se sabe o se conoce de estos y otros hallazgos que de seguro tuvieron lugar en el entorno inmediato según algunas fuentes. Otros en cambio creen que estos hallazgos pertenecerían a la villa de Estepona citada anteriormente.

Las termas en el siglo XX

Pasado el tiempo y durante muchos años, parece que nadie se hizo cargo de este yacimiento. Tanto es así, que incluso tenía una propietaria hasta hace bien poco de un chalet contiguo a la que le expropiaron el terreno donde se localizaba el yacimiento, pues años atrás, ella compró la parcela con monumento incluido, en los años 70.

Durante los años en los que esta mujer fue la propietaria, efectuó algunas remodelaciones y añadiduras en las termas, construyó una escalera para entrar al recinto, donde supuestamente estaría ubicada la puerta de entrada original. Así mismo añadió piedras donde faltaban tomándolas de otro lado de la misma construcción, construyó unos bancos en el interior para sus invitados, y algunas cosas más, que desvirtúan la vista original del lugar.

Por otra parte y aprovechando este yacimiento como propio y mientras los responsables de patrimonio no hacían absolutamente nada por este yacimiento, ella siguió con sus veladas hasta que en los años 90 le expropian el terreno.

Hasta aquí todo correcto, excepto que una vez expropiado, se limitara a  dejarlo ahí. Al aire libre y abandonado a su suerte durante aproximadamente diez años más.

En este tiempo, las termas romanas se convierten en vertedero y en lugar de reunión de jóvenes, con sus respectivos residuos, hasta que  fue declarado BIC con la categoría de zona arqueológica en 2007.

Algunos vecinos y gentes de Marbella, cuentan como muchas veces han visitado el lugar, pero como algo que siempre ha estado ahí, sin darle la mayor importancia.

Incluso podemos afirmar, que a día de hoy, y tratando de encontrar la localización exacta del lugar, la mayoría de personas que visitamos, desconocen absolutamente no solo el monumento en cuestión sino también la ubicación. Confundiendo el yacimiento paleocristiano de la Basílica de Vega del Mar, unos km más alejado, con las Termas, de las cuales desconocen su existencia y por supuesto su gran importancia a nivel histórico y patrimonial.

LAS TERMAS DE BÓVEDAS HOY

¿Qué podemos ver, disfrutar y entender hoy si visitamos las Termas romanas en San Pedro  Alcantara (Marbella)?

A día de hoy, la forma más sencilla de encontrar el lugar es dando un paseo por la playa de San Pedro Alcántara dirección Estepona. A la altura de la zona residencial Guadalmina, encontraremos el yacimiento, junto a una torre muy posterior, conocida también como la Torre de las Bóvedas.

El recinto se encuentra con una verja de protección y se puede visitar los fines de semana gratuitamente con visita guiada incluida.  Pero desde fuera y rodeado por una zona verde, se puede apreciar al menos todo el conjunto.

Aunque a lo largo de la historia se ha hipotetizado mucho a cerca de su verdadero uso, la verdad es que en realidad nos encontramos frente a unas termas romanas que se cree que fueron construidas en el siglo III d.C., por las placas de mármol de han sido descubiertas y que dicen que recubrirían las paredes de las mismas.

El edificio, de plata octogonal y con un estanque en el centro, dispondría de siete estancias o habitaciones, algunas también  de plantas octogonales y comunicadas entre sí.

Algo curioso y que sigue siendo una incógnita, como nos informaba el guía en nuestra visita, es la forma de la cúpula, puesto que en uno de los dibujos antiguos consultados, esta aparece escalonada e invertida. Hoy de momento todavía no se sabe, pero lo que sí se observa es que había una canalización de agua que discurría por la parte alta de la misma, quizás para caer por esta supuesta cúpula invertida.

Su construcción según fuentes del IAPH, se realizó a partir de opus caementicum y refuerzos de ladrillo, que se revestirían posteriormente con placas de mármol, por lo menos en algunos sectores también hay que añadir la combinación del latericium con el opus incertum.

Se documenta la existencia de mosaicos y todavía hoy, se puede apreciar un conjunto minúsculo de algunas teselas oscuras de los mismos en una esquina.

OTRAS EVIDENCIAS..

En el caso de las Termas de Marbella y a pesar de que se han tratado de buscar semejanzas con otras construcciones romanas, no existe de momento evidencia alguna de que estas termas fuesen réplicas de otras en su forma de construcción, por ello la dificultad añadida de entender perfectamente el edificio en su totalidad.

Más allá de esto, y nuevamente según fuentes del IAPH, el edificio principal se articula en torno a una sala central de planta octogonal, a la cual se abren diversas estancias, también octogonales. En la parte oriental se observan los sistemas de suspensurae y restos del pavimento original con mosaicos de grandes teselas. Esta área se vincula a un praefurnium que alimentaría directamente al caldarium, pero las intervenciones arqueológicas han podido documentar la presencia de varios praefurnium en estos baños. Por el contrario, las dos salas situadas más al norte no presentan restos de los elementos anteriores y debieron corresponder a salas del recorrido frío, estando dedicada una de ellas, la más occidental, a piscina de agua fría[3].

Durante la visita, podemos apreciar algunas de estas evidencias todavía, pues a pesar de todo lo sufrido, las termas, en comparación con otros yacimientos romanos, presentan una excelente conservación, teniendo en cuenta, que como nos informaba Joaquín, el guía actual, las termas han sido producto del expolio constante. “Solo han dejado lo que ya no se podían llevar”.

Conclusión

La sensación de visitar las termas de bóvedas en San Pedro Alcántara (Marbella) resulta contradictoria. Por una parte, me parece un yacimiento muy especial, muy bien conservado para todos los daños y falta de protección que ha sufrido y muy interesante desde el punto de vista de la investigación a fondo de futuros profesionales que deseen ahondar más en el conocimiento de Roma.

Por otro lado, la tristeza me inunda al ver, no solo el abandono que ha sufrido durante años este pedazo de yacimiento sino la falta de conocimiento actual de la población en general a cerca de su propio patrimonio histórico y por supuesto la falta de concienciación y dedicación a un ámbito tan importante como es la cultura de un lugar.

Sin duda, las termas junto a los otros yacimientos próximos, merecen una mejora puesta en valor centrada en la divulgación y concienciación, así como más días de visitas atrayendo así a un turismo de calidad que realmente disfruta conociendo el patrimonio mundial.

© Viajes a la Prehistoria

[1] http://informatica-infobyte.com/rosaverde/2009/12/las-termas-romanas-de-las-bovedas-2/

[2] [2] http://informatica-infobyte.com/rosaverde/2009/12/las-termas-romanas-de-las-bovedas-2/

[3] http://www.iaph.es/patrimonio-inmueble-andalucia/resumen.do?id=i21170

Please follow and like us:
0

Te puede interesar también:

Booking.com
0 Comments

Escribe tu comentario: