Cueva el Pendo

Cueva el Pendo

Cueva el Pendo. Un palacio en la prehistoria

La cueva el pendo en Cantabria posee una de esas entradas espectaculares en las que el visitante se va a dentrando poco a poco en la oscuridad y descendiendo hasta la plataforma final que nos sitúa frente al panel de ciervas lentamente.

Las cuevas son como nuestras casas. Cada uno la siente como propia y personal. Algunas nos atraen por las pinturas o grabados que contienen. En otros casos, es el lugar en el que se encuentran ubicadas e incluso algunas nos pueden provocar malestar o temor y ganas de salir corriendo. En este caso y sorprendentemente, ninguna de estas tres razones responde a lo vivido en una cueva muy especial, y digo muy especial, pues yo misma la he catalogado hoy como cueva a la que tengo que volver.

Patrimonio de la humanidad y decorada con pinturas rupestres, La cueva del pendo sorprendía a viajes a la prehistoria con la maravilla de las maravillas de las cuevas habitadas por nuestros ancestros. Y además en las excavaciones se halló el famoso bastón de mando con un ciervo grabado en uno de sus lados, o la también famosa Venus del Pendo, ambos expuestos en el MUPAC (Museo de prehistoria y arqueología de Cantabria).

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:  Cullalvera, la gran cueva. 1ª parte

Si yo viajara a la prehistoria elegiría la cueva del pendo para vivir. Y eso que a causa del derrumbamiento provocado por un terremoto, parte del techo del abrigo de la entrada se vino abajo, pero no conozco todavía, una entrada y una cueva con esta amplitud y estas dimensiones, que a uno le apetece quedarse dentro largo rato para observar cada pequeño rincón, para deleitarse con su altísimo techo y su amplio salón, en el que nos podemos acomodar muchos, con total tranquilidad. Imaginar a los hombres y mueres Sapiens y Neandertales antes, cuando encontraron esta cueva, es fascinante, puesto que más que un santuario sagrado, es un palacio en la prehistoria.

el pendo

 Lo dicho. Un palacio en la prehistoria. Y si le añadimos el pasillo, que conduce a unos grabados en la parte más íntima de la cueva, todo el arte mueble allí encontrado y las cabras pintadas con sus respectivas simbologías, tenemos la clave de un viaje completo a la prehistoria. Es más, ya metidos en la Edad del Bronce, se halló, en uno de los recovecos de la cueva, un enterramiento, con todo el poder religioso, simbólico y ritualístico que un hecho así confiere a un lugar tan especial como una cueva.

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:  En busca del Sílex

 antabria tiene muchas, muchísimas cuevas, mucho arte rupestre y arte mueble escondido y hallado en ellas, muchas historias impregnadas en techos y paredes, muchas vidas olvidadas entre estratos y ocres, pero el Pendo es una cueva para dejarse sorprender. Para sentirla, admirar su belleza escondida en sus enormes dimensiones y para volver.

Recientemente se están llevando a cabo nuevas excavaciones a través d eun proyecto que están desenterrando novedades y sopresas muy importantes para ampliar conocimientos de la Prehistoria de Cantabria.

el pendo

 © Viajes a la prehistoria

Te puede interesar:

Venus Paleolítica del Pendo en el Día de la Mujer

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:  Cueva de Santián, su descubrimiento
0 Comments