Fuego en la Prehistoria

Fuego en la Prehistoria

Uno de los bienes más preciados de nuestros antepasados eran las materias primas esenciales para hacer fuego en la prehistoria y entre ellas, la que os voy a presentar a continuación.

Nuestros bosques y nuestros árboles, no solo han dado cobijo a animales y humanos desde tiempos ancestrales, sino que nos han proporcionado las materias primas esenciales para sobrevivir y poder hacer fuego en la prehistoria, como base esencial de nuestra supervivencia como especie. Con la llegada del invierno, salimos por tierras habitadas por neandertales y Sapiens en otros tiempos, tierras que circundan los territorios de la Cueva de Bolomor o la Cueva del Parpalló. Allí, inmersos en grandes extensiones de tierra de cultivo, entremezcladas con bosques de hoja perenne, encontramos a nuestros aliados los árboles. Ellos poseen muchas de las propiedades y materias primas que nos han permitido sobrevivir de generación en generación, y entre otras muchas cosas, como su madera o su corteza o sus ramas o sus hojas, encontramos este fenomenal invento de la naturaleza, que dotó al hombre paleolítico y musteriense de una gran ventaja a la hora de prender fuego: el hongo yesquero.

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:  Rutas por Bosques y su poder

Este tipo de Hongo, que crece en zonas muy húmedas y pegado a la corteza de los árboles, es seco, pesa muy poco, es esponjoso y lo más importante, es inflamable y se utilizó en la prehistoria para prender las chispas de los futuros fuegos. Al pesar tan poco, era fácil de transportar, tal y cómo atestigua el hallazgo de Ötzi u hombre de hielo, que vivió hace 5000 años de antigüedad y en cuyos enseres fueron encontrados cuatro trozos de este hongo.

El fuego se consigue al capturar las chispas que saltan al golpear el Sílex, otro de los recursos valiosos para hacer fuego en la prehistoria contra la pirita, que también eran piedras valiosas para nuestros antepasados.

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:  LAS PIEDRAS DE FUEGO EN LA COVA DEL PARPALLÓ

Sin la posibilidad de hacer fuego, la especie humana no habríamos llegado hasta dónde estamos hoy. Quizás no hubiésemos sobrevivido más allá del Paleolítico, durante esas Noches de Prehistoria, gélidas y en constante peligro de ataque de los grandes carnívoros con los que nos tuvimos que enfrentar…

Así es que con la llegada del frío, esta mañana salimos al bosque y allí estaban aquellos hongos, bien pegaditos a la corteza de los árboles. Nosotros también nos llevamos un ejemplar, para mostrar en nuestros talleres de prehistoria y arqueología experimental, sus magníficos usos.

© Viajes a la Prehistoria

 

Si te gusta lo que hacemos, invita con un café para seguir divulgando nuestro Patrimonio!!

Te puede interesar:

LAS PIEDRAS DE FUEGO EN LA COVA DEL PARPALLÓ

 

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:  Incendios forestales, cómo actuar

 

 

0 Comments