Los bisontes de la prehistoria, parque de Cabárceno

Los bisontes de la prehistoria, parque de Cabárceno

Si hay un elemento natural por antonomasia que representa la prehistoria paleolítica en el imaginario colectivo, este es, sin duda : «El reino animal» y concretamente «Los Bisontes«. 

Hablar de bisontes, es hablar de magia, de pasado, de ocres, de cuevas, de prehistoria, de pinturas rupestres, de vida y de muerte, de reproducción, de silencio y de alimento, de rito einiciación,  de abrigo y de fiereza. Todo ello, representa en el imaginario colectivo la figura del bisonte. Altamira, como su máximo exponente en España y el conjunto de cuevas del Cantábrico, como Patrimonio de la Humanidad. Y justamente ahí, inserto en el corazón de Cantabria y próximo a muchos de los enclaves prehistóricos de los que podemos disfrutar, se encuentra el parque natural de Cabárceno. Su visita es imprescindible cuando uno pisa la «Regio Cantabrorum«, con un pasado histórico y prehistórico tan importante.

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:  El Soplao, más que una cueva

Allí, junto al resto de animales que viven en plena naturaleza en los montes cántabros, podremos viajar a la prehistoria, imaginando y recreando como pudo ser aquella visión, que los primeros artistas de la humanidad, tuvieron al mirar de frente, cara a cara, a sus tan representados bisontes.

No tan solo para la mirada del artista o del fotógrafo, sino para todos aquellos que quieran experimentar la mirada, cara a cara de un bisonte, símbolo de la prehistoria y animal sagrado para nuestros antepasados, el parque natural de cabárceno es una oportunidad inmejorable.

Y para los más sensibles, a los trazos de un carboncillo, retratarles, como ya hiciesen nuestros ancestros, in situ, en el mismo lugar, cara a cara, puede ser inolvidable, además de guardar, siempre en nuestra retina y en un trozo de papel, el recuerdo de la prehistoria más presente, en estos animales milenarios, que gracias a muchos que han ayudado a su protección y conservación, todavía podemos disfrutar y dejarnos sorprender por aquello, que todavía tienen que decirnos.

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:  Cueva de la Clotilde, Cantabria

© viajes a la prehistoria

 cabarceno

0 Comments