Cuando las cuevas eran refugios sagrados

Cuando las cuevas eran refugios sagrados

Publicidad

Memorias en piedra, parte 1

Cuando las cuevas eran refugios sagrados

La imaginación casi surrealista que algunos, entre los cuales me incluyo, de ver, en las cuevas prehistóricas, algo más allá de la ciencia, puede responder a ese anhelo, que algunos todavía tenemos dentro, de pensar, que efectivamente, dentro del ser humano, desde sus inicios, desde los primeros hombres y mujeres, existía esa creencia ancestral hacía “algo superior”, esa chispa, que todavía se enciende en nuestro interior, cuando con la luz tenue de las linternas, nos adentramos en los pasadizos de roca y estalactitas, para, como neonatos, refugiarnos en el interior de esas oquedades que nos dan calor, que nos aíslan del mundo, y nos permiten sentirnos arropados, queridos y protegidos…

Cueva de Cantabria

¿Fue quizá ese el significado más sagrado de las cuevas en la prehistoria? o por el contrario, ¿todavía estamos bebiendo de las influencias religiosas de los primeros descubridores del arte rupestre en las cuevas?

Las evidencias arqueológicas tienen la respuesta:

Si tan solo se hubiesen encontrado depósitos de huesos, no podríamos pensar en nada sagrado, pero si juntamos un arte escondido, privado, grandioso y único, con determinados rituales funerarios y enterramientos cargados de simbolismo, no podemos andar desencaminados al pensar, que efectivamente, desde la prehistoria más antigua, el ser humano buscó algo en el interior de las cuevas…

ARTÍCULO RELACIONADO:  Ocre: propiedades mágicas y curativas desde la prehistoria

Caballo grabado en una cueva de Cantabria

El orante de Pla de Petracos (Alicante)

No solo se refugió del frío y los peligrosos animales, sino que creó una identidad en su interior, y no solo eso, sino que dio vida, otorgó significados a las pinturas que realizaba y sobre todo a los diferentes lugares de las cuevas donde las realizaba…

En la cueva de la Luz (Cantabria)

Hoy, desde diferentes perspectivas o simplemente desde la  “intuición”, nos adentramos en estos recovecos, quizás por primera vez, quizás por décima, y cada vez, vemos nuevas señales que os advierten de que no solamente se trata de un lugar para vivir y pernoctar, sino que podemos llamar a muchas cuevas refugios sagrados, sin caer en la reiteración, pues allí, en la oscuridad de la espelenuca, en el silencio perpetuo de sus laberintos, hay algo, algo que nos hace sentir escalofríos, que nos despierta, que nos alerta…

Publicidad

Cullalvera (Cantabria)

Voces del pasado, que susurran cuando estamos solos allí dentro de las cuevas, algo en nuestro cerebro se despierta y la conexión empieza a tener sentido…

Pech Merle (Francia)

¿Tendremos que investigar más en estos campos sensoriales desde la ciencia del cerebro en el interior de las cuevas? ¿Estamos dispuestos a aceptar que ahí dentro, hay algo más que huesos, pinturas y piedras?

ARTÍCULO RELACIONADO:  Cueva de Nerja

Cuevas en Arci Sur Cure (Francia)

©Viajes a la Prehistoria

Te puede interesar:

http://viajesalaprehistoria.com/cueva-santa-monda/

Cueva Santa, Monda

Please follow and like us:
error
0 Comments