Dolmen de Mazariegos (Burgos)

Dolmen de Mazariegos (Burgos)

El dolmen de Mazariegos a traves de los ojos de la prehistoria

Si la aventura está en tu mente no dudes en salir en busca del Dolmen de Mazariegos en Burgos. De repente te encontrarás rodeado de campos y preguntándote donde se encuentra el dolmen en cuestión, pero no desistas en tu intento, pues si sigues la senda llegarás con el coche sin problemas, ya que se encuentra junto al camino. Tengo que decir que se trata de un lugar muy poderoso, aunque parezca que no hay nada, se perciben y se sienten muchas cosas.

Esta vez, en nuestras rutas por la prehistoria, descubríamos, en un lugar apenas transitado y realmente en medio de la nada un importante dolmen, no solo por la historia que le antecede sino por el lugar donde se ubica. Para algunos, un lugar de poder por la posición que ocupa en el plano terrestre y por las energías que dicen que se desprenden en este punto.

Pero para conocerlo mejor, nos remontaremos a su origen, a la prehistoria reciente, al momento en que nuestros antepasados construyeron por toda Europa, los famosos  megalitos; monumentales lugares dedicados entre otras cosas a los rituales y culto a la muerte. Creemos que a su alrededor debieron de existir más, pues nos recuerda mucho a otros campos repletos de dólmenes como en Gorafe (Granada), pero especialmente, el dolmen de Mazariegos está solo, en medio de la planicie y escondido de las carreteras principales.

 

ARTÍCULO RELACIONADO:  Culto al cráneo en Göbekli Tepe (Turquía)

El dolmen de Mazariegos o Cubillejo de Lara, se encuentra ubicado en la provincia de Burgos, en un antiguo despoblado y próximo a una cantera. Su localización no es perceptible desde las principales carreteras que rodean el lugar, sí en cambio, podemos observarlo muy cerca de un camino de tierra por el cual accedemos al lugar y rodeado de campos. Se observa un arroyo que debemos atravesar para llegar al dolmen y por el cual nos hace pensar la importancia de la proximidad del agua cuando encontramos este tipo de evidencias prehistóricas. Nos parece alejado hoy en día, pero entonces quizás, existieron poblados neolíticos o asentamientos temporales en las proximidades.

Desde luego el lugar destaca no solo por su soledad sino por su silencio y tranquilidad. Su estado de conservación, es también otro de sus atractivos, ya que no solo podemos disfrutar del recinto circular sino del corredor que conduce a su interior con excepcionales grabados esquemáticos, que nos recuerdan muchísimo al arte rupestre sureño, por ejemplo.

Con respecto a las primeras excavaciones que se llevaron a cabo en los años 70, destacamos un hermoso brazalete de concha blanco. Esta evidencia arqueológica resultó muy importante para demostrar las posibles relaciones que existieron durante el neolítico entre la meseta y el levante.

Junto al brazalete también se hallaron restos de cuatro individuos, hojas de sílex, cuentas de un collar e incluso fragmentos de un vaso campaniforme con incisiones y dibujos, muy característico para determinar algunas fases neolíticas. A partir de sus hallazgos podemos acertar en que su utilidad era la del enterramiento tras un ritual funerario importante, lo que no sucede con todos los dolmenes que existen, pues hay algunos cuyo interior se descubrió vacio, sin que nadie lo hubiese excavado con antelación a su hallazgo.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Las primeras construcciones humanas

Desde luego el dolmen de Mazariegos junto con el ajuar encontrado es un claro ejemplo de los rituales funerarios que se llevaron a cabo en la prehistoria por nuestros antepasados.

Pero además de esto, no solo podemos quedarnos ahí, ya que la pregunta que se nos viene en mente cuando permanecemos en este lugar es:

¿Qué hace este dolmen aquí en medio de la nada?

[spacer height=”30px”]

[spacer height=”30px”]

Lo que no vemos, podría responder en parte a nuestra incógnita, tanto que nos preguntamos, si ellos, nuestros antepasados sabían de la potencia energética de este lugar para construirlo justo en este enclave y no en otro.

LA EXPERIENCIA EN EL INTERIOR DEL DOLMEN

Hablemos de sensaciones. Hoy me doy el gusto de contarles en primera persona lo que sentí en aquel lugar. Bueno exactamente a pocos metros del mismo.

Un dolor intenso como si me atravesaran el abdomen con una espada me hizo obligar a mi compañero a parar el coche en seco y descender de él. Todavía no habíamos divisado el dolmen pero nos encontrábamos muy cerca.

ARTÍCULO RELACIONADO:  DOLMEN DE LÁCARA

Cuando me pude incorporar, remonté y a pocos metros lo divisamos. Cruzamos el pequeño riachuelo y allí estaba, como si el tiempo no hubiese pasado por él. No lo pensé. Me agaché y me introduje en su interior. Me coloqué justo en el centro del mismo, me quité las zapatillas y permanecí sentada bastante rato. No sucedió nada, pero una extraña tranquilidad me invadía.

El viaje era largo pero había conseguido desprenderme por un rato de todas las preocupaciones y pensamientos que ocupaban mi cabeza. Fue fantástico. Sencillamente me descargué. Y me volví a cargar. El dolor no regresó.

Y allí quedó aquel lugar enigmático, solitario y peculiar para un segundo reencuentro. Y para todos aquellos que quieran viajar a la prehistoria desviando su camino y adentrándose en la soledad de aquellos parajes burgaleses que tanta riqueza esconden todavía, al menos, para nosotros.

Seguro volveremos, ¿Y tú?…Allí te espera la magia y el silencio del dolmen de Mazariegos

© Viajes a la Prehistoria

2 Comments

2 thoughts on “Dolmen de Mazariegos (Burgos)

  1. Viajes a la Prehistoria dice:

    Muy buena aportación Fabián, Gracias por compartir!!!!

  2. Fabián dice:

    Para más información recomiendo:

    polipapers.upv.es/index.php/var/article/view/4522/5841

Comments are closed.